La reometría capilar tiene su origen en el procesamiento de fusión de polímeros, pero también es directamente relevante para muchos otros procesos de materiales, como aplicaciones de impresión y recubrimiento de alta velocidad. Con base en la extrusión controlada de un material de prueba, la reometría capilar permite la caracterización de propiedades de flujo y deformación del material en condiciones de alta fuerza (o presión), alta tasa de cizallamiento y temperatura elevada.

Los fundamentos de la técnica de reometría capilar son los siguientes:

  • La muestra que se va a probar se carga en un orificio en el barril controlado por temperatura del reómetro capilar.
  • Un cilindro capilar de dimensiones conocidas (diámetro y longitud) se monta en la parte inferior del orificio del barril.
  • Se usa un pistón para la extrusión de la muestra a través del cilindro capilar, y la presión resultante se mide en la entrada del cilindro.
  • La viscosidad de cizallamiento se calcula a partir de las dimensiones del cilindro capilar, la velocidad del pistón y la presión.
  • La tasa de cizallamiento de la prueba se puede variar para producir una curva de flujo (viscosidad frente a tasa de cizallamiento).
  • El uso de un barril de orificio doble y un cilindro "de longitud cero" permite la determinación simultánea del cizallamiento y la viscosidad extensional.

La reometría capilar también permite que se evalúen otras características reológicas y de procesos, como hinchamiento de extrusión, fractura de fundido, deslizamiento de pared, esfuerzo con y sin flujo, resistencia a la fusión, alargamiento y relaciones pVT.

Resource center

Want access to free online webinars, white papers, user manuals and much more?